Saltar al contenido

Archivos y movimientos sociales…a propósito del 18o

Facebook
Twitter
WhatsApp
Compartir:
Editorial Arde 5

Octubre en Chile este año parece tener dos días, 18 y 25.  Hace un año se nos movió el piso, como un terremoto interno articulado por cuerpos, voces, usos de la palabra y el espacio público, “Chile despertó”. Al estallido social le ha seguido un proceso de discusiones, encuentros en la calle,  manifestaciones,  violencia, desacuerdos, un panorama de extrañamiento que nos tiene a pocos días del Plebiscito por una nueva Constitución. En ARDE queremos recordarles que estamos juntxs, que la calle nos hizo vernos a los ojos y que el arte ha tenido y seguirá teniendo un papel importante. Amar, arder, archivar y por supuesto APROBAR este 25, sin miedo para empezar a mover lo estanco.

Desde el año pasado, cientos de símbolos, acciones e intervenciones en el espacio público se han erguido para exigir justicia social. Diversos objetos, como una olla y una cuchara de palo, han cambiado su función cotidiana y adquirieron una dimensión política, transformándose en símbolos de protesta. Los muros de las calles se convirtieron en un medio de comunicación y las estatuas de los conquistadores fueron destruidas e intervenidas, como una forma de cuestionar la simbología fundacional del país. Desde acciones espontáneas y de la autogestión de los manifestantes ha emergido una capacidad creativa que es parte fundamental de la revolución. Son ciudadanos -artistas y no artistas- que buscan expresarse y exigir nuevos modos de vida. Aquí ha sido evidente cómo el nivel performativo de las acciones y de la presencia de las personas en las calles es lo que permite que las demandas sociales «aparezcan», tomen cuerpo y se dejen ver.

Nos preguntamos: ¿Cómo ampliar los imaginarios y profundizar las reflexiones en torno a un movimiento social como el estallido chileno? ¿Cómo el cuerpo y su performance disputan las imposiciones de la violencia de Estado?

Creemos que los archivos cumplen una función relevante en este contexto, pues aportan a complejizar las narrativas sobre lo que está sucediendo en Chile, nos ayudan a encontrarnos y son prueba de que las manifestaciones son más que violencia y desorden, sino que tienen una profundidad y belleza que debe registrarse y compartirse.

Este mes destacamos no sólo un documento, sino que toda una colección llamada “Cuerpo y Protesta”. En octubre del año pasado, con el inicio del estallido social, como Arde comenzamos a preguntarnos ¿qué podemos hacer? ¿Cómo podemos hacernos parte y aportar al movimiento? Es historia aconteciendo y queremos participar no solo desde la calle sino también con las herramientas y experiencia que tenemos,  animar a registrar, resguardar, visibilizar y compartir lo que estaba sucediendo.

“La poesía está en las calles” decía un gran lienzo colgado en la entrada de la Biblioteca Nacional de Chile en noviembre del año pasado. Y justamente buscamos utilizar el archivo como una metodología para resguardar lo que pasa en la calle y narrar historias sobre una revolución ciudadana. Para eso, hicimos una convocatoria durante el 2019 a sumar registros audiovisuales, fotografías, textos, audios y cualquier tipo de material documental a un gran repositorio común. Les invitamos a recorrer esta colección que tiene registros de manifestaciones en Santiago, Valdivia y Cartagena. 

Para terminar, y a un día del Plebiscito por una nueva Constitución, compartimos las siguientes imágenes inspiradoras:

Poema de Felipe Cussen en diferentes formatos:

  1. Intervención lumínica de Delight Lab (Octavio Gana y Andrea Gana), a partir del poema, en Remodelación República (9/10/2020). Fotografía de Joaquín Grau.
  2. Flyer del poema. Diseño de Daniel Madrid (Libros del Pez Espiral).
  3. Poema publicado como Carta al Director en diario La Segunda.